RESISTENCIA

Rubalcaba primarias              Ni pócimas mágicas, ni brebajes, ni ungüentos. Burgos no tendrá un druida, pero tiene la fórmula para el éxito: la unión ciudadana. A un pueblo unido, no hay poder económico o político que se le resista. Gamonal no es sólo un barrio, es toda una lección. Un foco de resistencia. Como aquella aldea gala en tiempos de dominación romana ideada por René Goscinny y Albert Uderzo. No, Burgos no tiene a Astérix ni a Obélix, pero sus vecinos han demostrado que tampoco les necesitan. Han sido capaces de superar la resignación y poner coto a los devaneos entre el poder político y el económico. Sí se puede. Gamonal prendió la mecha. A esas horas también ardía Melilla. Paradojas de la historia, dos ciudades españolas que simbolizan nuestro gris ayer: el franquismo.

                Ahora arde todo el país, cansado de las políticas “reformistas” del PP. Resistencia, que la necesitamos. En estos últimos días se han ido sucediendo marchas y protestas en diferentes puntos de España. La mayoría han sido silenciadas por los medios de comunicación, pero afortunadamente hemos sido debidamente informados por los protagonistas a través de las redes sociales. Ahora comprenderán porque en los regímenes autoritarios está prohibido internet. Como decía Malcom X, si no se está prevenido ante los medios de comunicación, éstos nos harán amar al opresor y odiar al oprimido. Sólo así se explica que llamen terroristas (Botella dixit) o violentos (exaltados hay en todas partes, y donde más en el Gobierno), a unos ciudadanos cabreados demandando justicia de forma pacífica.

                Cuando los de arriba tensan demasiado la cuerda, los de abajo terminan explotando. Así nacen las revoluciones, cuando los oprimidos interiorizan su condición y  ya los poderosos no pueden volver a dormir tranquilos. Hay momentos en los que las miserias humanas apremian y no queda más remedio que zarandear el árbol. Es quizás por ello por lo que condenaron a la marginación política en el PSOE a Enrique Tierno Galván, un referente intelectual y político de los años 60 y 70. El viejo profesor se nos fue hace ya 28 años. De seguir vivo, seguro que seguiría resistiendo al “aparato”, más ahora que llegan las primarias. Bueno, digo que llegan pero lo cierto es que aún quedan diez meses para que se celebren. La consulta que se ha fijado para el mes de noviembre no es más que una batalla entre una parte del aparato y otra. ¿O es que alguien con sentido común cree que un militante de base, sin posibles, podrá recorrer España en busca de apoyos para la causa?

                Desde luego me parece un paso adelante. Pero cuando se dicen primarias deben de hacerse primarias. Éstas son una especie de primarias a la carta: se elegirá así al candidato a la Presidencia del Gobierno pero, en los diferentes reinos de taifa, ya se verá. Genial, así algunos dirigentes podrán seguir aferrados a su sillón y superar la veintena de años en él. Las sociedades avanzan, cambian, pero ellos siempre son los mismos. Otra oportunidad perdida. En un momento histórico, político y social en cuyo contexto el atrezzo es incapaz de esconder el dolor humano por más tiempo, la izquierda no puede ser una simple corrección a la radicalidad conservadora. La ciudadanía siente que se ha quedado sin voz,  sin instrumentos políticos de autodefensa. Vamos a dárselos.

                Fuera ataduras. Otros partidos ya lo están haciendo. Incluso los socialistas lo hicimos en Francia e Italia. Primarias abiertas a todos aquellos ciudadanos que se acerquen el día de la elección, sin censo cerrado previamente. Primarias abiertas a todas las escalas, desde el Presidente del Gobierno al último alcaldable de España. Primarias abiertas a los militantes del partido que quieran presentarse, sin necesidad de aval previo. La democracia, en su sentido radical, es un derecho de sufragio pasivo y activo. Todo lo que no sea eso es partitocracia, oponer resistencia a lo que realmente proclama nuestra Constitución. A la democracia real y efectiva.

                Sí, las primarias son un paso, pero también lo fue pasar de los reinos absolutos a la democracia censitaria. O de ésta al sufragio universal masculino. Pasos, sí, pero que no hacen más que alargar el camino.

Anuncios

2 Respuestas a “RESISTENCIA

  1. Los partidos se niegan a reconocer que su tiempo ha pasado y deben ceder ante la ciudadanía. Para eso sirven las “primarias” que equivalen a una campaña de afiliación, con cuota incluida para la ciudadanía.O los ánimos hacia los nuevos partidos, formados por ciudadanos “molestos” que prefieren ver integrados en su sistema a pensadores independientes demostrando lo innecesario de los partidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s