SIN TAPIAS NO HAY PARAÍSO

perez tapiasEn su forzado destierro a una gris y fría urbe a orillas del Mar Negro, Ovidio escribió Tristia, un canto a la nostalgia y a la melancolía que a lo largo de todas las épocas ha servido para consolar los sentimientos de cualquier persona obligada al exilio, ya fuese físico o intelectual. Para los socialistas, es tiempo de recuperar los versos elegíacos del autor latino. La poesía es un buen lugar de encuentro para ahogar penas, para sentirse identificado, para hablar consigo mismo. Si uno no desea remontarse al período clásico, puede encontrar excelentes elegías más cercanas a nuestro tiempo. Desde Pablo García Baena a Federico García Lorca pasando por Luis García Montero quién, por cierto, en 1982, junto a su colega Álvaro Salvador, construyó un magnífico poemario lleno de angustia y añoranza titulado, curiosamente, Tristia. Con él ganaron el prestigioso premio Adonáis.

Con su obra, García Montero y Álvaro Salvador inauguraron la otra sentimentalidad o poesía de la experiencia, cuya concepción poética viene marcada por los conceptos de historia y reflexión moral. Fue teorizada por el profesor Juan Carlos Rodríguez, que viene a decir que la literatura es un producto del sujeto y que éste no es otra cosa que fruto de la historia, plasmando de esta forma las ideas marxistas de Louis Althusser en su descripción.

Aplicado al socialismo contemporáneo, se pudiera decir que la otra sentimentalidad es el movimiento de actualidad entre sus filas. Sólo así se explica que un partido eminentemente republicano apoye la monarquía o que una organización de trabajadores se abandone a las tesis económicas del liberalismo más salvaje. Lo teórico ha dado paso a lo práctico, sólo que el pragmatismo no da la felicidad. El PSOE ha virado demasiado a posiciones conservadoras, por eso sus sonrojantes resultados electorales. Cuando un partido deja de ser útil a la sociedad, y el PSOE está en serio riesgo de dejar de serlo, la sociedad lo fagocita hasta el punto de que éste puede convertirse en una organización exclusivamente testimonial.

ULY

No es sólo la cuestión monárquica o la aplicación de recetas neoliberales (como ciertos recortes, la austeridad o la reforma exprés del artículo 135 de la CE). Es también la endogamia de sus dirigentes; el hermetismo de la organización; la falta de definición dogmática; el corporativismo de sus actos; la mediocridad de sus cuadros (más preocupados de contentar a su jefe directo que de servir a quiénes representan con tal de no perder privilegios) y la cada vez más desarrollada idea de que la sociedad va por un lado y el PSOE, por otro. Ya lo decía Juan Tortosa en un artículo titulado “Los juguetes rotos del PSOE”: aquellos que un día fueron capaces de transmitir ilusión, aquellos que tantas ganas consiguieron contagiar… ¿en qué se han convertido? O peor: ¿siempre fueron así?

Los aires del PSOE

Han cambiado los aires y ahora el PSOE se describe garante de la Constitución, la cual antepone a sus valores históricos. Y así un día aparece un alto cargo y dice que ya no existe lucha de clases y otro, el máximo exponente de un partido con 135 años de lucha dice que aunque es una cosa, harán otra. El socialismo ha dejado de escribirse en verso para hacerlo en prosa, de forma que ya no es capaz de remover conciencias ni de movilizar masas. No, ya la solución no pasa por cambiar caras y maquillar el funcionamiento interno como en el año 2.000.

Zapatero y su Tercera Vía vaciaron de cuerpo ideológico el socialismo practicante y ahora se necesitan cambios muchos más profundos. Pero no cualquier cambio, sino uno que venga desde la vía de la izquierda.  Y esa posibilidad es la que encarna José Antonio Pérez Tapias, el candidato de Izquierda Socialista. Pérez Tapias es una referencia en filosofía, de cuya materia es profesor universitario. También es un experto en federalismo, y un laicista convencido, dos necesidades históricas de la izquierda de nuestro país.

garcia montero

Pérez Tapias conoce bien cómo funciona el partido, el cual ha sufrido en carne propia: su rechazo a votar la reforma del artículo 135 le costó no repetir en las listas al Congreso de los Diputados. Actualmente es decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada, por cuyos pasillos podemos encontrarnos con el precursor de la poesía de la experiencia, de la que antes hablábamos: García Montero.

Suena a epopeya lírica, pero la apuesta firme por mantener el Estado de bienestar, por abordar la creciente desigualdad y el problema de las instituciones no es más que hablar de socialismo. No suena a PSOE porque éste se ha alejado demasiado de su centro de gravedad. El órdago de Pérez Tapias también pasa por revocar la reforma constitucional que tantos votos le ha costado a su partido. Para él es básico recuperar los valores históricos, y ahí entra una consulta a la ciudadanía que, en caso de mayoría republicana, abriría un nuevo proceso constituyente. En clave orgánica, su intención es democratizar el partido de una vez por todas, elegir a todos los secretarios generales mediante la fórmula de un militante, un voto y llevar la elección del candidato a la presidencia del Gobierno a primarias abiertas en las que él no participaría. Otra forma, necesaria, de hacer política. De construir izquierda, de recuperar el PSOE que hoy parece secuestrado.

Pérez Tapias simboliza el verso ante tanta prosa. Pero son muchos los obstáculos que se encontrará en el camino: aparato, barones sin baronía, jarrones chinos… Obstáculos que posiblemente lleven a muchos militantes a pensar que, ante tanta buena declaración de intenciones, nada ha cambiado en el PSOE; a llevarse un nuevo desengaño, que es el título del último premio Loewe de poesía, de Antonio Lucas, quién en uno de sus poemas, titulado Crisis, nos dice: “todo estaba pactado, / menos la poesía”. Seamos poesía.

 

FOTO1: José Antonio Pérez Tapias en las escaleras de la Facultad de Filosofía y Letras de Granada.

FOTO2: Zapatero y varios de sus ministros conversan con diputados populares durante el pleno que cambió el artículo 135 de la Constitución en 2011. / Uly Martín

FOTO3: Luis García Montero firma uno de sus libros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s