23-M AL DESNUDO

Es posible que el nombre de Antonio Sánchez, Mimi, no les sugiera nada. No se preocupen, es lo normal. Así, dicho a bote pronto, suena a torero. Pero no, y eso que tiene el porte de un matador y le sobran bemoles para enfrentarse a cualquier rival. Su mundo también es el capote y aunque su adversario no tiene astas, da cornadas: el capitalismo. A Mimi lo definen hechos como el ocurrido el año pasado, justo en este mismo día, el 23-M. Protestaba junto a un grupo de compañeros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) en los madrileños juzgados de Plaza de Castilla para pedir la puesta en libertad de los 21 detenidos por los disturbios ocurridos tras la Marcha de la Dignidad. No iba vestido de luces Mimi para la ocasión, pero decidió recibir a la policía que debía sacarlos del edificio, al que accedieron en mitad de las protestas, a portagayola. No lo había hecho nunca, nos contaba el viernes en Parla mientras esperaba para iniciar la segunda de las jornadas de la Columna Andalucía en las Marchas de la Dignidad de este año. “Me quedé en pelotas”. Así, como lo leen. Sólo unos simples y austeros calzoncillos de color blanco inmaculado tapaban las vergüenzas de Mimi, que salió incluso en televisión. El activista pensó que lo iban a detener por escándalo público, pero no. De forma sorprendente, los policías se dieron media vuelta y tomaron otro rumbo.

IMG_9450

El que no miró para otro lado fue su hijo, un adolescente que a la hora en que su padre se quedaba en pelota picada, veía la televisión en su casa de Trebujena, Cádiz. Mimi recuerda que su retoño le dio la enhorabuena y que después, sólo se le ocurrió preguntarle si su mujer lo había visto también. Ante la respuesta afirmativa se preocupó. “¿Y qué ha dicho?”, requirió. “Que eres el mejor”, respondió el joven. El jornalero se quedó entonces más tranquilo. A sus 55 años Mimi nos recuerda que “hay miles de razones para salir a la calle” y que es necesario “rebelarse contra el poder”. Mientras recoge sus cosas en el Polideportivo Cañuela, que Parla ha prestado a los marchadores, sentencia: “si voy a la cárcel no será por violento, sino por pedir justicia e igualdad”.

IMG_9306

Justicia e igualdad. Por eso ha luchado desde la Transición. El primer lugar donde lo hizo fue en el PSOE, relata. Tras dos años de militancia se fue porque pensó que no representaba el concepto que él entendía por izquierda. Domina la teoría política y nos comienza a hablar de cifras. Es viernes y quedan menos de 48 horas para las elecciones andaluzas, ante las cuáles mantiene un cierto optimismo. Espera que Podemos de un golpe en la mesa y se apena por IU. Cree que la coalición que lidera Antonio Maíllo tendrá malos resultados y que la culpa es del pacto suscrito con los socialistas para gobernar. Advierte del voto oculto pro PSOE en las zonas rurales y nos habla de cierto enchufismo. A toro pasado, no se ha confundido mucho si atendemos a los resultados que las distintas formaciones obtuvieron ayer, los que desnudaremos a continuación.

resultados

Algunos no entienden la victoria de Susana Díaz (de ella, y sólo ella, que ha gobernado y realizado una campaña personalista). No lo entienden, pero es que a pesar de los ERE, del galopante (y preocupante) paro (diez puntos superior a la media española, casi 20 más que Europa), la administración paralela, los recortes sanitarios, las limitaciones educativas y un largo etcétera, Andalucía ha resistido las políticas regresivas del Gobierno de Mariano Rajoy. La Evita Perón de Andalucía se arremangó y dijo que hasta aquí, dejando marcadas las líneas rojas. Nadie se ha parado a pensar que detrás del varapalo del PP en los comicios hay toda una larga tradición de desencuentros con los andaluces y una tierra ofendida y maltratada por una derecha que siempre quiso pero nunca pudo.

mapa

El mapa de Andalucía es rojo, excepto ciertas zonas costeras y grandes ciudades, que se mantuvieron al lado de un Juan Manuel Moreno Bonilla al que critican desde su propio partido. La victoria socialista es indudable. Ganar, ha ganado, pero lo ha hecho con el peor resultado de su historia, ya que ha obtenido el 35,43% de los votos (tres puntos menos que en 1994, año de la pinza entre Anguita y Aznar). No está, por tanto, la cosa para tirar cohetes. Si volvemos al mapa anterior, entenderemos que el fin del bipartidismo está más lejos de lo que pregonan algunos partidos, pero sí es cierto que algo ha cambiado, que la tendencia comienza a ser diferente. Aunque el PSOE no ha perdido escaños y conserva los 47 con los que perdió en 2012, el PP se ha quedado con 33 asientos en el Parlamento, 17 menos que hace cuatro años. En el lado contrario están Podemos y Ciudadanos, que entran con 15 y 9 diputados respectivamente. Ninguno pactará con el PSOE, el primero porque Susana ya lo rechazó (tampoco parece muy por la labor Teresa Rodríguez) y los segundos porque su totum, Albert Rivera (otro al que le van los desnudos), dice que mientras Chaves y Griñan no entreguen sus actas parlamentarias no hay tu tía.

historico andalucia

Para Podemos, dicen algunos analistas, ha sido un fiasco. Lo fundamentan por sus rostros tristes en la noche electoral. Puede que viniesen cansados del viaje a Madrid. Horas antes, nueve columnas llegadas desde varias regiones de España habían demostrado que hay una izquierda que toma la calle, se moviliza y no pacta con quiénes recortan. Quizá IU pueda aprender un poco para la próxima vez después de su caída estrepitosa, a pesar de la buena campaña que ha realizado Antonio Maíllo. La culpa no es suya, sino del cadáver que le ha dejado Diego Valderas. Otras tienen más suerte, como Susana, y reciben una herencia fabulosa, la de un PSOE que es una máquina electoral y que, por muy malos datos que le auguren las encuestas, siempre saca petróleo en las zonas rurales de interior, lo que algunos llaman voto oculto. Pero estábamos con Podemos, que ha demostrado que sí, que se puede. Han tardado tres meses en entrar en el Europarlamento tras su formación, poco más de un año para hacerlo en una cámara regional. Al PSOE le costó 32 años desde su fundación en 1879 (el primer diputado electo fue Pablo Iglesias en 1911). Los tiempos cambian, pero no tanto como para que Amparo Rubiales, ex dirigente del PCE hasta 1982 y desde esa fecha alto cargo en el PSOE (llegó a ser su presidenta en Andalucía) tenga que preocuparse. Por el momento…

Sin título

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s