LA FURIA ESPAÑOLA

Un traje con chaleco y un reloj con esfera luminosa. Dos simples objetos valieron para que Pep Samitier fichara por el FC Barcelona en 1919. Tenía 17 años. Uno después, cuando el fútbol aún no era el deporte de masas que es hoy, formó parte de la primera gran selección española: la que conquistó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Amberes en 1920. En aquella competición surgió el apelativo de furia española. El término se exprimiría décadas más tarde: el franquismo nunca hubiese consentido llamar a su combinado nacional La Roja. Ese calificativo llegó en el verano de 2004 a propuesta del técnico Luis Aragonés, que buscaba una identidad propia para el equipo.

Villar durante el registro en la sede de la Federación Española de Fútbol

Fútbol y política siempre han estado estrechamente relacionados. El golpe militar del 18 de julio de 1936 no solo dividió al país en dos bandos, también a los futbolistas. Samitier, uno de los jugadores estrella en el Barca de los años veinte, apoyó con fervor a la República. En 1933 abandonó el equipo azulgrana por desavenencias económicas y fichó por el Real Madrid. A principios del 36 pasó al Atlético como técnico. Allí le sorprendió la guerra, que le obligó a exiliarse en Francia, donde jugó en el OGC Niza hasta 1939. Pero Samitier no fue el único que huyó.

Artigas, futbolista del Barca, fue un avezado piloto republicano. Partió al exilio con el último avión. Volvió nueve años después, pero otros, como Escobal, que jugó en el Real Madrid con Santiago Bernabeú, no regresó nunca. Los hay que corrieron peor suerte: el presidente del FC Barcelona, Sunyol, fue fusilado en la sierra de Madrid por los falangistas y Monchín Triana, ídolo madrileño (jugó en Real y Atlético), en Paracuellos por el bando contrario. Ha pasado mucho tiempo, pero aún no hubo ni justicia ni reparación. Hoy (precisamente hoy), una juez argentina ha solicitado de nuevo la detención del ministro franquista Martín Villa para que declare por delitos que se produjeron dentro de “un plan para eliminar a todo oponente político”. La Asociación para la Recuperación para la Memoria Histórica (ARMH) cifra en más de 100.000 las víctimas que siguen aún desaparecidas. Un gol por toda la escuadra.

gol de Marcelino

Entender el término quizás causó numerosos dolores de cabeza a Franco, que jamás fue un entusiasta del fútbol. En un país sin libertad en donde se pasaba hambre, el deporte era una vía de escape y un arma de propaganda. El régimen necesitaba de una narrativa nacionalista asociada al fútbol para incrementar la identificación de los españoles con la dictadura. La intención era introducir un elemento populista en ella. En 1960, Franco prohibió a la selección viajar hasta la URSS, donde se celebraba la Eurocopa. Cuatro años después, España era la anfitriona. Ganó la final con un gol de Marcelino nada más y nada menos contra la URSS. Aquel hito marcó el punto culminante.

Los éxitos continentales del Real Madrid en los cincuenta y los sesenta se convirtieron en la mejor tarjeta de presentación de la dictadura fuera de España. Sin embargo, muchos aficionados blancos pertenecían a aquellos que habían perdido la guerra. Los que vivían en el exilio, incluso acudían a los partidos con banderas republicanas. Tras la victoria en la Eurocopa del 64 y la sexta Copa de Europa del Madrid dos años después, vendría una larga sequía. El franquismo tuvo que recurrir a otros deportes: Manolo Santana y Manuel Orantes en tenis; Paco Fernández Ochoa en esquí, Pedro Carrasco o Urtain en boxeo o el motociclista Ángel Nieto.

franco

Las dictaduras son oscuras y necesitan distracción: el equivalente al pan y circo romano. La de Franco duró cuatro décadas. La de Ángel María Villar al frente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), un poco menos: casi 30 años. En mayo volvió a ganar unas elecciones por octava vez consecutiva. La suya ha sido una gestión presidencialista y poco transparente apoyada en sus reinos de taifa, las federaciones territoriales, con poderes tan longevos como los de Villar. En estas tres décadas, el también vicepresidente de la UEFA ha alcanzado un poder casi absoluto en la federación a base de repartir favores. Con su detención, la Guardia Civil ha conseguido lo que nunca pudieron las urnas: derribarle.

Uno de sus delfines, Gerardo González, se desmarcó de la gestión. En 2004 concurrió a las elecciones por la presidencia de la RFEF convencido de su victoria. Contaba con el apoyo del fútbol profesional. Sin embargo, un giro en los acontecimientos lo cambió todo. Joan Gaspart, ex presidente del FC Barcelona, reunió a los árbitros en uno de sus hoteles y les convenció de la necesidad de votar por Villar. Una vez más, el dirigente vasco se salvaba de la quema, esta vez por solo 20 votos. Desde entonces, y en estos 13 años, el Barca ha ganado ocho títulos de Liga y se le critica haber recibido numerosos favores arbitrales, lo que comúnmente se conoce como villarato.

Los éxitos deportivos durante el mandato de Villar (dos Eurocopas y un Mundial) no ocultan la alargada sombra de sus tejemanejes, entre ellos el de las influencias. Tanto que incluso el Gobierno dio la espalda a las denuncias de Miguel Cardenal, ex presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD). La operación Soule parte de una de sus acusaciones. Hasta ahora, el fútbol aparecía como un anestésico a esa furia española, ahora inmune a la crisis económica y a la corrupción política generalizada. Por no hablar de un evidente corporativismo para tapar todo lo relativo al régimen que empezó un día como hoy de hace 81 años. Otro gol para dejarnos de nuevo en fuera de juego.

 

FOTO1: Villar este martes durante el registro en la sede de la Federación Española de Fútbol. / Jaime Villanueva

FOTO2: Marcelino marca antes la URSS el gol que dio a España la Eurocopa de 1964

FOTO3: Franco a su llegada a Sevilla para continuar con la sublevación militar del 18 de julio

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s