IZQUIERDA DE GARRAFÓN

Todos los mundos caben en uno solo. Lo resumió hace una década Berlusconi con una frase lapidaria: “Los italianos quieren ser como yo”. Es posible que no le faltara razón. Hasta a sus más firmes detractores les gustaría ser ricos, vestir bien, tener un séquito de admiradores y pasear con chicas guapas y mucho más jóvenes en los atardeceres de Villa Certosa. Otra cosa bien distinta es que quisieran parecerse a Silvio, a su forma clasista de entender un universo que gira en torno a él y a los de su clase.

iglesiasmontero

No conozco a nadie que no desee mejorar en la vida. Comer jamón y gambas blancas de Huelva también es de izquierdas. Si esta se encuentra en un atolladero desde hace años, buena parte de la culpa la tienen los mensajes contradictorios de sus líderes. Ya se sabe que por la boca muere el pez. Sin embargo, por más que lo intento, no encuentro nada que objetar a la última adquisición de Pablo Iglesias e Irene Montero: un chalé en la sierra madrileña por 600.000 euros. La compra pertenece al ámbito privado. Según las explicaciones ofrecidas, pagarán una letra hipotecaria de 1.600 euros durante 30 años. Vamos, lo mismo que cualquier hijo de vecino. ¿Qué culpa tienen Iglesias y Montero de cobrar lo que cobran? ¿Otros en su situación no harían lo mismo? Quizás lo único que se les pueda achacar es de dónde van a sacar semejante cantidad durante tres décadas. ¿Se van a aferrar a sus cargos públicos?

“El ser humano es conservador de lo que tiene y progresista de lo que anhela”, nos instruyó hace muchos años un profesor de Ciencia Política en la universidad. La frase consigue clavarse en la conciencia como un puñal. La memoria es un campo de batalla. Ya lo dijo Walter Benjamin: “Ni siquiera los muertos están seguros si el enemigo vence”. El adversario de la izquierda hoy es la concepción trasnochada de su discurso proletario. Demasiados golpes en el pecho y pocos hechos que lo atestigüen. Pasa en las mejores familias. Iglesias y Montero quisieron convertirse en adalides de la nueva izquierda aprovechando que los socialistas habían traspasado el umbral. Una cosa es evangelizar y otra muy distinta cundir con el ejemplo.

La pareja de Podemos quiso destapar el tarro de las esencias y, al final, lo único que ha conseguido es abrir la caja de los truenos. Sus críticas a la casta, o más concretamente al ático que compró De Guindos para especular, dijeron, les hace hoy un flaco favor. La hemeroteca que tanto utilizaron como aliada para desacreditar al oponente se ha convertido ahora en su adversario más peligroso. La derecha usa sus antiguas palabras para propagar la falacia de que Iglesias y Montero se han convertido en dos miembros más de su parroquia. Como si les hubiesen pillado votando al PP o tuvieran que pedir perdón por querer vivir con dignidad. La verdadera revolución de la izquierda es que los pobres puedan aspirar a lo mismo que los ricos. Que la sociedad no los divida en ganadores y perdedores por el lugar en el que nacen o la familia a la que pertenecen.

chalets

No hay nada reprochable en la compra de una vivienda, por muchos ceros que lleve emparejada. Lo verdaderamente reprochable sería que Podemos se olvidara de señalar ese modelo desigual y clasista en el que el ascensor social deja de funcionar. Últimamente, sus miembros se pasan más tiempo debatiendo cuestiones internas, tratando de legitimar la elección de la pareja de Iglesias como portavoz parlamentaria cuando se criticó que sucediera en otras formaciones, o ahora con el tema del chalé, que los verdaderos problemas de los ciudadanos. Podemos necesita urgentemente volver a la arena política, tomarle el pulso a la calle. Hay quienes buscan la pureza de la izquierda y quienes la sienten como la adhesión a un grupo. Una contradicción que llevó al escritor Eduardo Mendicutti a acuñar el término izquierda de garrafón. Estos días nos hemos cansado de escuchar los argumentos simplistas de los unos y los otros. Ya lo decía Confucio: “Cuando el sabio señala la luna, el necio mira el chalé”. O algo parecido, como esta izquierda de hoy.

 

FOTOS: Iglesias y Montero tras la comparecencia de este sábado por la polémica del chalé y abajo la vivienda que han adquirido en Galapagar. / Santi Burgos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s