EL FÚTBOL ES DE LOS NIÑOS

2018-06-03 13.58.59“Soy del Barça y del Madrid”, delata sin inmutarse Carlos Cabrera, un ágil extremo del Arriate. En el mundo de los mayores tal afirmación se habría considerado un sacrilegio pero, si lo dice alguien con siete años y cara angelical, lo único que podemos hacer es gritar: ¡Viva el fútbol! Este deporte es de ellos, de los niños, que brincan tras marcar un gol, se desesperan al recibirlo, se emocionan al ganar un partido y felicitan al rival cuando lo pierden. De ellos, que no duermen, viajan o esperan durante horas para conocer a unos ídolos que, en muchos casos, están más preocupados por su peinado que de disfrutar. Ya lo dijo el inolvidable Alfredo Di Stéfano: “El fútbol murió cuando entró el primer secador de pelo en el vestuario”.

La culpa de que este deporte haya perdido cierta magia la tienen las escandalosas cifras que se manejan. El fútbol está considerado como la decimoséptima economía del mundo. Esto es: más de 150 países, con sus gentes, sus trabajos, sus carreteras, sus industrias y su turismo son más pobres que el negocio que genera el fútbol cada año. Solo en nuestro país supone el 1,7% del PIB. O sea, se mueven más de 10.000 millones de euros. Los padres se empeñan en que sus hijos se hagan futbolistas y los entrenadores en descubrir al nuevo Iniesta: les presionan y les hacen perder las ganas por el camino. Por eso cada día son más frecuentes las peleas entre padres y las agresiones a los árbitros. Parafraseando a Jesucristo: “Dejad que los niños se acerquen al balón”.

34385680_1837097396353010_4592234811623473152_n

Hay padres y entrenadores muy diferentes. Los he visto estos días de tormentas imprevistas. Nos hemos mojado, pero también de ilusión. Algunos como yo la hemos recuperado de golpe. Lo que no había conseguido ni la tercera Champions consecutiva de mi equipo lo han hecho ellos, los niños de mi pueblo, que este fin de semana han visitado Madrid para jugar el torneo de peñas del Real. Unos días que jamás podrán olvidar. Que jamás podremos olvidar, porque han conseguido transmitir su alegría a padres y ajenos. La chispa de la vida, que diría el anuncio de ese refresco que bebemos. Gracias por demostrarnos que lo único que importa es disfrutar.

Los chicos eliminaron a equipos de ciudades mucho más grandes que Arriate (4.400 habitantes): de Cantabria, de León y de Canarias. Cayeron el domingo en octavos de final (tanto el equipo Benjamín como el Alevín), pero lo importante no era ganar, sino disfrutar la experiencia. Desde luego que lo han hecho. Pocos entrenadores en el mundo como Antonio Sánchez y Borja Pimentel contagian el amor por este deporte. El respeto. Los valores. Si el Madrid busca técnico, nadie mejor que ellos para ocupar su banquillo. Qué suerte teneros, que nuestros pequeños se empapen de vuestro ejemplo.

Me he divertido mucho en la Warner, pero jugar en los campos donde entrenan mis ídolos es inolvidable”, confiesa Pablo Lozano, un defensa central de ocho años. Tiene la misma edad que Gabriel Ruiz, un centrocampista de escuadra y cartabón. Como diría mi amigo Fali Pimentel, con quién comencé a disfrutar de este deporte, va a ser “un pelotero bueno”. A él lo de marcar goles le parece bien, pero lo suyo es “dar asistencias”. Berna tiene 12 años y asume galones. Verlo en acción me recordó a Sergio Ramos, aunque en su opinión es “un Iniesta con pelos”. Y aclara: “Puedo jugar de todo. En tres partidos llevo siete asistencias”. A su lado, con unos ojos que deben de hipnotizar rivales, Antonio Melgar, un extremo izquierdo de nueve años. Está contento porque ha hecho un gol en el torneo, pero quiere más.

34136647_2254950827864630_985105364141735936_n

Los hermanos Iker y Alex García comparecen empapados ante la prensa. Lo certifican: están nerviosos por jugar la ronda final, pero saben que unidos, el partido puede ser un trámite. Aseguran que han venido hasta la capital para divertirse y que los verdaderos clásicos los juegan en el salón de su casa. “Los gana Iker”, asume Alex con resignación. Eso sí, si algún día jugaran en equipos distintos, no tendrá consideración: “Le daré una patada”. Su padre, Vicente, sonríe mientras les seca el pelo. Gabriel Segura, de ocho años, espera su turno agazapado. Al llegar hasta el micrófono se le notan buenos reflejos. Con esos rizos rubios y esos ojos azules podría haber optado por la moda, pero ha seguido los pasos de su padre, Jorge, y ha decidido ser portero. Sabia decisión porque tiene unas cualidades formidables. Hay quien lo compara ya con De Gea, el portero del United, en el que se fija. Eso sí, al Betis, ni en pintura.

La antítesis de Gabriel es Abel Pimentel, bético hasta las trancas. El fútbol le corre por las venas. Es un mediocentro tipo Fabián o Ceballos, a los que le gustaría emular. De momento disfruta en la hierba de la Casa Blanca, aunque duda si quedarse en caso de que le ofrezcan un suculento contrato. Él sabe que en el fútbol lo importante es divertirse. De la misma opinión es Raúl Sánchez, de ocho años. Corre sin parar y domina el juego como quiere. “Soy el hijo del entrenador”, avisa al llegar. Lleva el 7 a la espalda, el mismo número que su tocayo madridista, aunque ahora se fija más en Cristiano Ronaldo, Isco y Ramos. Sueña con ser como ellos.

2018-06-04 19.04.53

“Llegar al fútbol profesional no es tan difícil, solo hay que tener talento y prepararse”, admite Rubén Moreno, el goleador del equipo Alevín. Tiene 12 años, ha hecho cuatro goles en el torneo y 44 en liga. Cifras muy similares a las de Messi, al que admira. Es del Barça pero si un ojeador madridista le ofrece ir a su equipo, él encantado: “Soy profesional. Aunque no sé si me quedaría, echaría de menos a mis amigos”. Ibai Ruiz, de ocho años, lo tiene claro: “Yo me quedo”. Es un delantero rápido y vertical al que he visto jugar con el balón desde que apenas sabía andar. Esta contento porque es del Madrid y ahora podrá decir que ha jugado donde lo hacen sus ídolos. Aunque viéndoles disfrutar, los verdaderos ídolos son ellos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s